Greta Thunberg es detenida en medio de protesta contra mina de carbón en Alemania.

Comparte en:

La activista ecologista sueca Greta Thunberg fue detenida junto a otros manifestantes este martes durante una protesta contra la extensión de una mina de carbón en el oeste de Alemania

La activista sueca, junto a otros manifestantes, se adentraron en la zona de la mina de Garzweiler, en la localidad de Lützerath, y fueron desalojados del lugar por la policía.

La policía justificó ese desalojo en que permanecer en ese lugar era peligroso, por lo que procedieron a llevarse a las personas que participaban en la acción de protesta.

Lützerath La resistencia del pueblo para frenar las faenas de una mina de carbón.

Activistas climáticos ocupan la aldea condenada de Lützerath en el oeste de Alemania han perdido una apelación judicial de última hora mientras la policía se prepara para expulsarlos. Las autoridades han dado plazo a los manifestantes, para hoy martes, de abandonar el pueblo.

Nuestro pueblo está siendo demolido: Es probable que Lützerath sea el último pueblo alemán perdido por una mina de carbón. ¡No aceptamos eso y luchamos por la justicia climática

Una gran maquina excava la enorme mina de carbón a cielo abierto en Lützerath, en el oeste de Alemania. La policía advirtió que despejar el área sería difícil ya que la aldea condenada se encuentra al borde del pozo de la mina. Además de ocupar las casas sobrevivientes en Lützerath, los manifestantes ya levantaron barricadas y construyeron casas en los árboles a unos seis metros (19 pies) del suelo para frustrar cualquier intento de desalojo.Alemania se comprometió a adelantar su plan de eliminación gradual del carbón hasta 2030 en Renania del Norte-Westfalia, el estado en el que se encuentra Garzweiler (el objetivo nacional es 2038).Son más de 200 activistas -de todas las edades- del cambio climático, que ahora son todo lo que se interpone en el camino de los excavadores que expanden la mina a cielo abierto de Garzweiler, han sido advertidos de que si no se van antes del martes, serán desalojados por la fuerza.

Cada día llegan más simpatizantes, con mochilas, para unirse a los activistas, algunos de los cuales han vivido en el sitio durante más de un año. La policía, algunos con equipo antidisturbios, se paran cerca, cautelosos, mientras algunos de los manifestantes se toman del brazo y forman una línea a solo unos metros de la excavadora gigante que se abalanza sobre el pueblo.

Es una vista sorprendente; los oficiales y los activistas preparándose para una última resistencia, todos empequeñecidos por los grandes dientes mecánicos que trabajaban en la tierra frente a ellos.

La tierra alrededor y debajo de Lützerath es rica en lignito, la forma más sucia de carbón. La mina, un cañón artificial marrón sombrío y aburrido que se extiende a lo largo de 35 kilómetros cuadrados, produce 25 millones de toneladas de material cada año.

El Gobierno regional han acordado limitar la extensión de la mina; Se han descartado los planes para demoler y excavar otros cinco pueblos.

Pero RWE, que afirma que está invirtiendo fuertemente en tecnologías de transición energética tanto en la región como en todo el mundo, afirma que, en las circunstancias actuales, Alemania necesita el lignito bajo Lützerath.

Los activistas están decididos a impedir que lleguen a ella.