DDHHDictaduraMemoria

25° Juzgado Civil de Santiago ordena al fisco indemnizar a hermanas menores de edad torturadas en Lautaro.

Vigesimoquinto Juzgado Civil de Santiago condenó al fisco a pagar una indemnización total de $100.000.000 por concepto de daño moral, a niñas quienes fueron detenidas con solo 16, 15 y 11 años de edad, respectivamente, el 29 de enero de 1982 por agentes del Estado en la comuna de Lautaro, quienes las sometieron a vejámenes y torturas.

La Justicia determinó que $100 millones de pesos es el monto con el que el Estado deberá indemnizar .

En la sentencia (causa rol 3.733-2022), la magistrada Susana Rodríguez Muñoz rechazó las excepciones de reparación integral y prescripción extintiva opuestas por el fisco, tras establecer que las hermanas fueron víctimas de crímenes de lesa humanidad, imprescriptibles en sede penal y civil.

“Que, de conformidad con lo señalado en los motivos decimotercero al precedente, el tribunal estima que concurren en este caso los requisitos de procedencia de la indemnización por daño moral reclamada, por lo cual corresponde abordar la determinación del monto de la misma, según lo pedido en el libelo”, sostiene el fallo.

La resolución agrega que: “Al respecto, se tiene presente que, además de las dificultades de prueba del daño moral, los tribunales se enfrentan a la dificultad de traducir lo que es un concepto intangible en una realidad monetaria (Hernán Corral Talciani, ‘Lecciones de responsabilidad civil extracontractual’, Editorial Jurídica, año 2011, página 167)”.

Para el tribunal: “En este sentido, y conforme al mérito de la prueba rendida, como también al de los hechos pacíficos asentados en el apartado tercero, se advierte que las tres demandantes, producto de la acción ilícita del Estado desplegada en su contra, fueron privadas a una temprana edad de la posibilidad de tener un desarrollo vital en condiciones objetivamente seguras, dignas y adecuadas, toda vez que fueron sometidas a detención y torturas por parte de agentes estatales, lo cual evidentemente incide en la configuración del daño moral ya descrito en el fundamento decimosexto, causado por el hecho ilícito”.

“Por otro lado, sin perjuicio de lo decidido en el fundamento décimo, el Tribunal estima que si bien es efectivo que el Estado, a través de las leyes que se mencionan en dicho fundamento, ha realizado actos de mitigación del daño causado, con todo, dichos actos no constituyen una indemnización integral del mismo, aunque sí inciden en la avaluación del resarcimiento pedido en este juicio”, añade.

RELATO DE UNA DE LAS MENORES

Fui detenida por personal de carabineros y militares el 29 de enero de1982 junto a mis hermanas, las tres menores de edad. Yo tenía 15 años y era estudiante en un liceo comercial, no participaba en nada político. Estábamos con mis hermanas y un tío en una actividad a lacual nos invitaron en el campo. En ese tiempo estábamos en Lautaro,sur de Chile, en el campo de nuestros abuelos. Unos jóvenes nos invitaron a una actividad de niños, pero estando ahí nos encerraron.
Algunos de los que nos encerraron estaban vestidos de civil, como huasos. No entendíamos nada de lo que estaba pasando. Nos sacaron del lugar donde estábamos y nos tiraron al pasto. Nos golpearon a todos muy violentamente, nos pegaban en la espalda con palos de coihue. Llovía intensamente. Recuerdo con mucha angustia la forma como le pegaban a las personas mayores, pero lo que más me marcó es cómo le dispararon a un niño que en su desesperación intentó arrancar. No me olvidaré jamás de esa escena. Nos ataron de pies y manos con alambre de púas y nos hicieron caminar hacia el
sector de la comunidad indígena Blanco Lepin. Ahí tuvimos que esperar un tiempo hasta que fuimos subidos a un bus y nos llevaron a Temuco, a lo que creo era un regimiento militar. En ese lugar nos
maltrataron y nos pidieron datos de identificación. Después nos trasladaron a Lautaro, a una comisaría. Nos solicitaron identificarnos y nos encerraron a una celda, éramos puros menores de edad encerrados, todos traumatizados. Estuvimos dos días detenidas, sin poder avisarle a nadie, sin saber por qué nos habían detenido.Cuando nos soltaron nos ordenaron que nos fuéramos y que no miráramos hacia atrás, y así lo hicimos por temor a que nos fueran a matar, Caminamos por horas junto a otros menores hastallegar de vuelta a casa.

Related Articles

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button