¿Es peligrosa la industria salmonera en Chile? Todo lo que tienes que saber

Comparte en:

Activistas de Greenpeace en las jaulas salmoneras de Cermaq en skyrin, perteneciente a la multinacional Mitsubishi, donde desplegaron bajo el agua un cartel con el mensaje: “Esto es lo que esconden las empresas salmoneras”, haciendo referencia a las gigantes concesiones de esta industria cuyas jaulas ocupan aproximadamente una cancha de fútbol y un edificio de cinco pisos en profundidad.

La Patagonia chilena es una zona altamente relevante y crítica para la preservación de distintas especies y ecosistemas del mundo. Se han registrado un total de 32 especies de cetáceos –de un total de 44 presentes en todo el país- y alberga cerca del 50% de las aves marinas registradas en Chile. lo que convierte a este territorio en una zona muy importante para la preservación de distintas especies y ecosistemas.

Pero hoy está amenazada por la presencia de la salmonicultura intensiva . Áreas de aguas pristinas y de gran biodiversidad son destruidas por esta industria que busca ampliar sus centros de cultivo en estas áreas.

¿Cómo opera la salmonicultura?

La salmonicultura corresponde a una parte de la acuicultura (cultivo de peces y otras especies del mar) que consiste en el cultivo intensivo de distintas especies de salmónidos (salmón atlántico, trucha arcoiris, salmón coho,etc).

Consiste de tres fases: Piscicultura (donde se “crían” los smolt o “salmones bebe) generalmente desarrollada en tierra cercana a fuentes de agua dulce como ríos y lagos, la fase de engorda en balsas jaulas en el mar y la fase de procesamiento (en tierra en las plantas de proceso).

En el caso de Chile, se trata de una actividad que introduce especies exóticas invasoras en grandes piscinas (del tamaño de una cancha de fútbol) para cultivarlos de manera intensiva y con altas densidades. Esto genera un hacinamiento de estos peces en las balsas jaula (generalmente instaladas en el mar, en canales y fiordos cerrados) que requiere un alto uso de químicos y antibióticos y genera múltiples desechos que contaminan las aguas y fondos marinos.

Generalmente, esta actividad es desarrollada por empresas extranjeras multinacionales que utilizan hasta 800 veces más antibióticos para producir salmones en la Patagonia, de los que usan en sus países de origen (Noruega por ejemplo), zonas donde el salmón es nativo.

No solo las ballenas, delfines, pingüinos y aves están en peligro, sino que, además, la cría de salmones representa un riesgo para las actividades tradicionales de pesca y recolección que desarrollan comunidades y pueblos indígenas ancestrales.

Las distintas crisis ambientales que ha vivido Chile (segundo productor de salmones a nivel mundial) han evidenciado y demostrado cómo la salmonicultura destruye el medio ambiente de manera muy agresiva. Los impactos del cultivo del salmón son diversos y están documentados por diferentes artículos e investigaciones científicas. Están asociados principalmente, a la afectación directa del ecosistema marino:

  • Contamina las aguas por la constante incorporación de nutrientes.
  • El elevado uso de antibióticos (incluso 6.000% más que lo utilizado en países europeos) puede originar serias perturbaciones en todo el ecosistema, incluso afectar a cetáceos como los delfines.
  • Favorece las condiciones ideales para el desarrollo de marea roja.
  • Afecta la biodiversidad local y la pesca artesanal (se estima que para producir 1 kilo de alimento de salmones se necesitan 3 kilos de otros peces).
  • Excede la capacidad de carga del ecosistema (hay un máximo número de individuos que cada especie puede sostener sin disminuir los recursos naturales) lo cual genera crisis como la anemia infecciosa del salmón (ISA) o masivas mortandades.
  • La utilización de químicos para tratar el piojo del salmón y el uso de colorantes.
  • Devasta los fondos marinos (la contaminación incluye desde antibióticos y alimentos, hasta fecas, redes, fierros y restos de plásticos).
  • Los escapes de salmones amenazan la biodiversidad nativa.
  • La interacción con otras especies (por ejemplo, lobos marinos) que están alrededor de las jaulas provoca incluso su muerte.
  • Contamina los ecosistemas de ríos y lagos de la zona sur y austral donde se crían los salmones juveniles (salmones en su etapa de ¨larva¨) que luego son transportados hacia áreas marinas.

Más del 50% de la superficie de la Región de Magallanes fue declarada con diferentes categorías de conservación (parques y reservas nacionales, reservas marinas e incluso categorías internacionales como reservas de la biósfera). Sin embargo, esto no pudo impedir que empresas salmoneras desarrollen proyectos altamente contaminantes en la zona.

La Reserva Nacional Kawésqar en peligro

Play

La Reserva Nacional Kawésqar es un valioso territorio, ubicado en la Región de Magallanes, que alberga una riqueza ecológica y ambiental única en sus ecosistemas costeros y marinos, hábitat de maravillosas especies de ballenas, delfines, entre otros animales carismáticos.

En medio del desarrollo de la Conferencia de Naciones Unidas por el Cambio Climático (COP27), más de 20 activistas de Greenpeace instalaron una jaula en las afueras de La Moneda, para simular las operaciones salmoneras en el sur de Chile, con el objetivo de solicitar al gobierno ocupar sus facultades para detener la expansión de la industria en la Patagonia y en específico, detener su avance en la Reserva Nacional Kawésqar, en la Región de Magallanes.

Corresponde a las aguas marinas del recientemente creado Parque Nacional Kawésqar, aguas que quedaron excluidas del parque debido a la presión de la industria. Es el único parque nacional del país que no incluye sus aguas marinas. La zona es también el territorio ancestral del pueblo canoero Kawésqar que posee más de 6.000 años de historia en sus fiordos y canales.

El actor Benjamín Vicuña apoyando la campaña para defender las zonas más frágiles de la patagonia chilena

Esta zona está en grave peligro debido a la expansión sin límites de la dañina industria salmonera que protagoniza constantes escándalos y desastres ambientales (derrames, hundimientos, escapes de salmones, mortalidades masivas y proliferación de zonas muertas “anoxia”), amenazando con destruir la totalidad del área.

Una amenaza inminente

Firma para salvar a la Reserva Nacional Kawésqar de la invasión salmonera

Existen 133 concesiones aprobadas en toda la Región de Magallanes y 87 en trámite. De éstas,  68 concesiones aprobadas y 66 en trámite, están en la Reserva Nacional Kawésqar 

El 50% de las concesiones de salmonicultura en operación la Región de Magallanes ha presentado condiciones anaeróbicas, es decir, pérdida parcial o total de oxígeno, lo que afecta las condiciones de vida de toda la biodiversidad

Las autoridades comprobaron que la empresa Nova Austral que opera dentro del Parque Nacional Alberto de Agostini y que quiere mover sus operaciones a la Reserva Nacional Kawésqar,  falsificó cifras de mortalidades de salmones, alteró los fondos marinos para esconder la contaminación y obtuvo ganancias ilícitas por 3.700 millones de pesos al sobreproducir y con ello, dejar al fondo marino sin vida. 

Entre los años 2010 y 2020 hubo una moratoria que prohibía la aprobación de nuevos proyectos de salmonicultura en las Regiones de los Lagos y Aysén. Sin embargo la producción creció en más de 100.000 toneladas en ambas regiones.

En la Región de Magallanes la misma moratoria estuvo vigente entre 2010 y 2015 y luego se dictó un decreto vigente hasta hoy que no permite el ingreso de nuevas solicitudes de concesiones de salmonicultura, sin embargo, entre 2010 y 2020 la producción de salmones en la región creció 10 veces , pasando de producir 9.828  (SERNAPESCA 2019 ) toneladas en 2011 a  180.479 toneladas en 2020 (SERNAPESCA 2021 )

Más de 400 concesiones de salmonicultura se encuentran dentro de áreas protegidas y en algunas de ellas han provocado la destrucción completa de ecosistemas

Desde Greenpeace iniciamos una campaña para exigir al gobierno que incluya las aguas de la Reserva Nacional Kawésqar dentro del Parque Nacional. Es el único parque nacional del país que no incluye el mar.

Mar y tierra en los fiordos y canales patagónicos son un conjunto inseparable, ya que dependen el uno del otro, y fueron separados por la codicia de una industria contaminante y que ya ha destruido numerosos ecosistemas en la Patagonia, llevando a la muerte a distintas especies y a los fondos marinos. Aún estamos a tiempo de frenar este absurdo. 

¿Qué estamos pidiendo en específico?

  • Que las aguas de la actual Reserva Nacional Kawésqar sean incluidas dentro del Parque Nacional Kawésqar.
  • Que ningún proyecto de salmonicultura más, sea aprobado en la actual Reserva Nacional Kawésqar
  • Freno inmediato a la expansión de la industria en la Patagonia chilena 

Es nuestro deber prohibir la instalación de la salmonicultura en la Reserva Nacional Kawésqar a través de su inclusión dentro del Parque Nacional Kawésqar y la detención de los proyectos que hoy quieren seguir avanzando.  https://www.greenpeace.org/chile/noticia/issues/oceanos/es-peligrosa-la-industria-salmonera-en-chile-todo-lo-que-tenes-que-saber/