Corte Suprema rechaza recurso de casación y confirma condena a carabineros por cohecho en La Pintana

Comparte en:

“Que el arbitrio deducido se funda en causales incompatibles, pues mediante la causal 7a del artículo 546 se reprocha a la sentencia en examen que el establecimiento de los hechos y la participación de los recurrentes se establece con infracción de normas reguladoras de la prueba, mientras que por la segunda causal del N° 1 del mismo artículo 546, protesta por la falta de aplicación de una circunstancia atenuante en la determinación de la pena impuesta”.

La Corte Suprema rechazó recurso de casación en el fondo deducido en contra de la sentencia que condenó a los recurrentes Miguel Romero Millar y Renato Salathiel Canales Salazar a la pena de 800 días de presidio, la accesoria legal de inhabilitación absoluta para cargos u oficios públicos por el término de tres años y al pago de una multa de seis millones de pesos a prorrata, en calidad de autores del delito consumado de cohecho. Ilícito cometido en junio de 2018, en la comuna de La Pintana.

En fallo unánime (causa rol 26.478-2018), la Segunda Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Manuel Antonio Valderrama, Leopoldo Llanos, la ministra María Teresa Letelier, las abogadas (i) Pia Tavolari, Leonor Etcheberry y el auditor general del Ejército, Eduardo Rosso– descartó infracción de ley en la sentencia impugnada, dictada por la Corte Marcial, que confirmó la pronunciada por el Segundo Juzgado Militar de Santiago que condenó a los carabineros de la dotación, a la época de los hechos, de la Tenencia El Castillo.

“Que el arbitrio deducido se funda en causales incompatibles, pues mediante la causal 7a del artículo 546 se reprocha a la sentencia en examen que el establecimiento de los hechos y la participación de los recurrentes se establece con infracción de normas reguladoras de la prueba, mientras que por la segunda causal del N° 1 del mismo artículo 546, protesta por la falta de aplicación de una circunstancia atenuante en la determinación de la pena impuesta. De esa manera, en el petitorio del recurso se solicita de manera principal la absolución de los recurrentes y, en subsidio, su condena pero a una pena inferior”, plantea el fallo.

La resolución agrega: “Que, tal forma de fundar un recurso de casación, esgrimiendo hechos, razones y consecuencias legales incompatibles, no resulta aceptable tratándose de un recurso extraordinario y de derecho estricto como lo es el de casación en el fondo, en el cual cabe demandar, para que esta Corte pueda entrar al estudio y decisión del mismo, que se señale y explique con precisión y fundamento los errores de derecho que se advierten en el fallo, así como su influencia sustancial en su parte dispositiva, todo ello en correspondencia con las solicitudes efectuadas en su petitorio, características de las que carece un arbitrio que, como el examinado, presenta fundamentos y peticiones alternativas y excluyentes, defectos que constituyen un óbice insalvable siquiera para su estudio”.

“Que, a mayor abundamiento, en lo referido a la causal del N° 7 del artículo 546, el recurso no desarrolla ni explica en qué consisten, específicamente, las infracciones a las disposiciones que califica como normas reguladoras de la prueba, lo que impide modificar los hechos que ha tenido por ciertos la sentencia impugnada, y que se subsumen correctamente en el delito de cohecho”, añade.

“Por otra parte –prosigue–, con esta causal tampoco se denuncia la infracción de las normas sustantivas que sancionan la conducta que se tuvo por cierta, lo que implica la omisión de normas decisorias de la litis indispensables para la eventual dictación de la sentencia de reemplazo pretendida”.

“Que, en lo tocante a la causal del N° 1 del artículo 546, como ha resuelto uniformemente esta Corte en relación a las denuncias de infracción del artículo 11 N° 9 del Código Penal, ponderar y dictaminar si la colaboración prestada por el acusado puede o no calificarse de sustancial para el esclarecimiento de los hechos investigados, es una decisión privativa de los jueces de la instancia, ya que solo ellos pueden sopesar si la actividad desarrollada por el inculpado a lo largo del procedimiento, a la luz del cúmulo de evidencia reunida en el mismo, contribuyó o no a la labor jurisdiccional de esclarecimiento de los acontecimientos enjuiciados, labor que no puede desarrollarse en esta sede de casación pues implicaría una nueva apreciación y valoración de todos los elementos que llevaron a los jueces de la instancia a la conclusión discutida por el recurso. No es posible, por ello, analizar mediante este arbitrio eventuales inadvertencias sobre la concurrencia de la minorante en comento, motivo adicional por el cual esta causal de invalidación tampoco podía prosperar”, concluye.

Ver fallo Corte Suprema