LIBERTAD DE PRENSA | Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones aprobó incluir en la norma a los comunicadores sociales y comunitarios.

Comparte en:

“Las y los trabajadores de las comunicaciones, son las personas cuya actividad principal consista en la recopilación, tratamiento y difusión de la información al público por cualquier medio de comunicación tanto online como offline”

Por Piensa Prensa

Promover la seguridad y seguridad de periodistas y personas trabajadoras de las comunicaciones, cuyas labores están estrechamente relacionadas con la libertad de prensa, el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y acceso a la información, es el objetivo del proyecto que esta siendo votado por la comisión de cultura.

En la discusión se optó por incluir mediante una indicación a los comunicadores sociales y comunitarios entre los personas trabajadores de las comunicaciones pese a que no sea la actividad principal que realice.

La norma entiende como periodista a las persona que hayan obtenido un título universitario, mientras que los trabajadores de las comunicaciones, son las personas cuya actividad principal consista en la recopilación, tratamiento y difusión de la información al público por cualquier medio de comunicación tanto online como offline. En esta línea incluye a las y los reporteros camarógrafos, fotógrafos, el personal de apoyo técnico, comunicadores sociales y comunitarios, choferes e interpretes, revisores traductores editores, productores, difusores y distribuidores, sin que ello signifique necesariamente, que la persona cuenta con título profesional o equivalente.

El concepto de agresión se define como cualquier acto que atente contra la vida, integridad física, psíquica y sexual de las y los periodistas y las personas trabajadores de la comunicaciones en el ejercicio de su labor comunicacional.

Ellos incluyen, entre otros, desapariciones forzadas, homicidios, secuestros, toma de rehenes, torturas, apremios ilegítimos, violencia física, intimidación, amenazas, detenciones ilegales y/o arbitrarias, ataques discriminatorios, censura, violación de las comunicaciones, espionaje vigilancia ilegal y toda forma de violencia sexual.