Justicia procesa a cuatro funcionarios en retiro de Carabineros como encubridores en la desaparición de Ricardo Harex, ocurrida en 2001

Comparte en:

Justicia procesa a cuatro funcionarios en retiro de Carabineros como encubridores en la desaparición de Ricardo Harex, ocurrida en 2001

Se trata de los entonces jefe de Zona General, subprefecto de Servicios, capitán y jefe del turno de la Primera Comisaría de Punta Arenas. El auto de procesamiento incluye además a tres sacerdotes de la Orden Salesiana. El INDH actúa como querellante en esta causa.

La ministra en visita de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas Marta Pinto sometió a proceso a los funcionarios (r) de Carabineros H.O.B.A., H.E.P.M., M.E.S.M. y A.K.J. como encubridores del delito de sustracción de menor de edad. Según la jueza, existen “presunciones fundadas” de su participación en la desaparición del estudiante Ricardo Harex González, registrada en Punta Arenas en octubre de 2001.

En este caso el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó una querella en mayo de 2018, por sustracción de menores como constitutiva de “desaparición forzada de personas”.

En el fallo de la ministra Pinto se indica que, al momento de la desaparición del joven, H.O.B.A. era el jefe de zona general de Carabineros; H.E.P.M. actuaba como subprefecto de Servicios; M.E.S.M. era capitán de la policía uniformada y A.K.J. ejercía de jefe del tercer turno en la Primera Comisaría de Punta Arenas. Todos ellos eran, según la magistrada, “agentes del Estado y con responsabilidad de mando”, sobre lo que agregó que “se encuentra suficientemente justificado que Carabineros de Chile de Magallanes tuvo responsabilidad en la desaparición”.

Cabe recordar que el rastro de Ricardo Harex se perdió el 19 de octubre de 2001 luego de que este participara de una convivencia en el Liceo Salesiano San José. Salió en dirección desconocida, sin que hasta ahora se conozca su paradero. Están por cumplirse 21 años del hecho. En principio la causa fue asignada en su origen al Segundo Juzgado de Letras de Punta Arenas, el que ordenó las primeras diligencias a Carabineros, en particular a la denominada Comisión Civil. Luego, varios jueces siguieron el caso, caratulado como “presunta desgracia”.

De las líneas investigativas que han surgido llama poderosamente la atención la conducta preliminar y posterior de la policía, que no hizo una investigación exhaustiva y técnica sobre la desaparición, evidenciándose, con el transcurso del tiempo, una serie de errores, omisiones y contradicciones en sus diligencias, las que a la fecha carecen de una explicación lógica.

Puntos del auto de procesamiento

Ahora, la resolución de la ministra Pinto señala que la desaparición de Harex “es atribuible a la participación de terceros, quienes podrían presentar alteraciones psicopatológicas y/o poder institucional” y que estos hechos fueron “encubiertos por miembros” de Carabineros y la Orden Salesiana.

En efecto, el auto de procesamiento de la ministra dice que “se encuentra suficientemente justificado que el sacerdote de la orden salesiana Rimsky Rojas estuvo involucrado, con algún grado de participación”.

Añade que las conductas del difunto Rojas estaban “en conocimiento” de tres religiosos salesianos, V.S.B., B.M.B.F, y L.W.S.M. justamente los que ahora fueron procesados como encubridores del delito de sustracción de menores.

Subraya el fallo que, en el contexto de la muerte de Rojas, “hubo ocultamiento de antecedentes e instrumentos probatorios sobre la relevancia de los hechos de esta causa (…) Han aparecido elementos que permiten levantar hipótesis de haber habido obstrucción a la investigación del Ministerio Público, que significa en definitiva ocultamiento de los hechos”.