Comparte en:

Fotorreportaje de @0v3j4n3gr4

Miles de chilenos se movilizaron en apoyo de la propuesta constitucional en el cierre de campaña del plebiscito del próximo 4 de septiembre.

Miles de banderas de colores coparon ayer jueves la céntrica avenida Alameda de Santiago en el cierre de la campaña del “apruebo” para el plebiscito constitucional de Chile del próximo domingo, mientras que partidarios del “rechazo” optaron por un cierre más sobrio en las alturas del cerro capitalino San Cristóbal.

Un mar de jóvenes y adultos mayores, principalmente, vivieron la fiesta del apruebo marcada por la retórica de enterrar la Constitución heredada de la dictadura y reformada en democracia.  El poder de convocatoria del apruebo logró reunir, solo en Santiago, cerca de 500 mil personas.

“El que no salta es Pinochet”, coreaban. con fuerza los asistentes. Los derechos sociales que consagra la propuesta constitucional y las canciones de lucha hicieron de hilo conductor en lo que acabó convirtiéndose en un festival al aire libre durante la noche. 

Chile inicia este domingo el último tramo de un largo proceso constituyente sin precedentes en América Latina. El 80% votó a favor de enterrar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

También los llamamientos a no confiarse en la masividad del encuentro y acudir a las urnas el domingo en una elección de carácter obligatorio.

Este domingo 4 de septiembre, unos 15,1 millones de personas votarán entre el apruebo o el rechazo

Constitución de Chile: una oportunidad histórica para cambiar la vida de las mujeres del mundo entero. La de Chile, la primera constitución feminista del mundo, podría provocar una ola de reformas constitucionales a nivel mundial

Ante el plebiscito sobre el proyecto constitucional en Chile, la prensa internacional mira con atención el proceso que, según apunta, podría tener carácter modélico.

Organizadores cifran en 500 mil los asistentes a evento de cierre del Apruebo en Santiago. Unas 500 mil personas participaron la noche de este jueves en el evento de cierre del Apruebo, repletando la Alameda en Santiago Centro, en una instancia que contó con la participación de diversos artistas.

Al lugar, llegaron también los principales representantes de los partidos políticos, que van desde la Democracia Cristiana al Partido Comunista, además también acudieron símbolos del estallido social, como la senadora Fabiola Campillay y Gustavo Gatica, quienes perdieron sus ojos por acción de Carabineros.

Los protagonistas fueron lo ciudadanos y ciudadanas quienes se movilizaron desde tempranas horas para obtener una vista privilegiada al escenario levantado en plena Alameda.

La obertura del evento comenzó a las 18:52 horas con la presencia en escena de numerosos actores y actrices, encabezados por Alfredo Castro y Amparo Noguera, quienes comenzaron a leer diferentes artículos de la propuesta de nueva Constitución, a lo que seguían vítores de los asistentes.

El cierre de la jornada estuvo a cargo del pianista Valentín Trujillo. El reconocido músico subió al escenario a interpretar el himno de Chile al piano. 

La canción nacional fue cantada por las miles de voces que a pesar de avanzada la noche seguían presentes en La Alameda, mientras una bandera chilena se desplegaba por sobre sus cabezas.

El evento estuvo animado por los comediantes Natalia Valdebenito y Bombo Fica, quienes hicieron énfasis en que la cultura al fin estaría incluida en un marco constitucional en caso que gane el Apruebo el 4 de septiembre.

Uno de las partes más conmovedoras del acto fue la subida al escenario de Gustavo Gatica, quien al intentar realizar su discurso solo pudo decir “apruebo por todos los ojos que perdimos“, antes de partir en llanto y recibir una fuerte ovación del público.

Por otro lado, el cierre de campaña del Rechazo fue en el Anfiteatro Pablo Neruda en el Parque Metropolitano de Santiago en la comuna de Vitacura. El encuentro reunió 60 movimientos ciudadanos y alrededor de 400 personas que exigían a través de sus carteles el derecho de los padres sobre la educación de sus hijos, el derecho a la vivienda propia, el derecho a elegir sobre sus fondos de pensiones, entre otros.