El gobierno de Tanzania está utilizando fuerzas de seguridad paramilitares para desalojar a miles de indígenas maasai de sus tierras ancestrales en el distrito de Ngorongoro

Comparte en:

Más de 80.000 maasai se enfrentan al desalojo de las áreas de Loliondo y Ngorongoro en Tanzania.

El viernes, el gobierno intensificó los esfuerzos de desalojo en lo que varios grupos humanitarios calificaron de “contundente y violento”.

Según informes del grupo humanitario Survival International y el Oakland Institute, la tensión en la zona surgió el miércoles, cuando llegó la policía para supervisar el desalojo.

“Este hombre masai recibió un disparo hoy, mientras los militares desalojan a su gente de su tierra para dar paso a áreas de conservación + cazadores de trofeos de Otterlo Business Corp (familia real de los EAU)” señala el grupo Survival International.

“La llegada de una fuerte fuerza policial muestra que el gobierno ha avanzado con su plan para cambiar el estatus de Loliondo. Provocará desalojos masivos de masai que viven en aldeas registradas legalmente en el área”, dijo Okland.

En un video publicado por el grupo Survival International, se pueden escuchar disparos mientras los nativos huyen de la línea de fuego.

VIDEO

Sin embargo, según un informe de la BBC, el primer ministro de Tanzania, Kassim Majaliwa, ha desestimado las afirmaciones de violencia diciendo que nadie estaba siendo desalojado.

Dicho desalojo es un intento de allanar el camino para la conservación de la vida silvestre y cambiar el estado del área de un Área de Caza Controlada a una Reserva de Caza.

“Los desalojos y las restricciones que restringen el sustento de decenas de miles no se tratan de garantizar la conservación sino de expandir los ingresos del turismo dentro del sitio del Patrimonio Mundial”, dijo el Instituto Okland.

“Según los informes, decenas han resultado heridas por disparos. ¡Hay un apagón total de los medios ya que los medios de Tanzania han sido intimidados para guardar silencio!” Tundu Antiphas Lissu

La preparación para liberar el terreno de 1500 kilómetros cuadrados comenzó el 21 de enero.

El primer ministro Majaliwa dijo que los desalojados serían reubicados en 162.000 hectáreas de tierra en el distrito de Handeni.

Los nativos del ecosistema del Serengeti, diferentes líderes africanos, incluido el senador del condado de Narok, Ledama Ole Kina, y grupos humanitarios continúan instando al presidente Suluhu a suspender la orden.