Colectivo de Ollas Comunes: “Establecer una correlación entre el Narcotráfico y las ollas comunes, no sólo es un error, criminaliza la labor de miles de vecinos y vecinas”

Comparte en:

Esto es al revés “el narco no solamente afecta a las poblaciones, genera hambre”

“Solicitamos a la alcaldesa Macarena Ripamonti disculpas escritas y un acto reparatorio
hacía las y los vecinos de ollas comunes de Viña del Mar enfocado en sus dichos respecto
financiamiento de ollas comunes y el Narcotráfico.

1.- Las ollas comunes son instancias de cuidado vecinal que se reactivaron masivamente
producto de la crisis social y económica provocada por la Pandemia. En este contexto, los
y las vecinas respondieron a una necesidad de alimentación y cuidado de sus territorios
ante el abandono estatal.


2.- A fines del año 2020, contabilizamos 500 ollas comunes en todo Chile abarcando
aproximadamente 70.000 usuarios diarios.


3.- Las ollas comunes durante Pandemia no solo se han enfocado en una labor alimenticia,
se han posicionado como un espacio de cuidado comunitario y social amplio, enfrentando
problemáticas como Violencia Intrafamiliar, cuidado de vecinos/as postrados, entrega de
medicamentos básicos como Paracetamol y equipo de protección individual frente al
COVID 19.


4.- La mayoría de las ollas comunes son autogestionadas, es decir, se fundamentan en el
Apoyo Mutuo: las y los vecinos entregan su trabajo, lugar de funcionamientos, agua y luz.
Los insumos para alimentación y pago de gas se reúnen a través de donaciones de
particulares y actividades como venta de comida o espectáculos culturales.


5.- Las ollas comunes, al ser un espacio de cuidado inter-vecinal, conocen la realidad de su
territorio, son actores de primera línea que luchan cotidianamente contra el maltrato. En
este contexto, el Narcotráfico construye lógicas anti comunitarias, enfermando, hiriendo y
matando a pobladores, instancias de maltrato que las y los vecinos de las ollas comunes
conocen y enfrentan cotidianamente.

6.- Establecer una correlación entre el maltrato del Narcotráfico y el cuidado de las ollas
comunes, no sólo es un error, criminaliza la labor de miles de vecinos y vecinas que arriesgan su
salud en pro de la comunidad en contexto pandémico. Las y los vecinos de las ollas
comunes merecen el reconocimiento y respeto de toda la sociedad civil e instancias
estatales, en tanto han solucionado el hambre diaria de miles de habitantes de Chile.

Conocemos, seguimos y apoyamos la labor de los y las vecinas de Viña del Mar, un
territorio abandonado por años que vivió y vive las consecuencias de las necesidades de
vivienda y alimentación.

Solicitamos a la alcaldesa Macarena Ripamonti disculpas escritas y un acto reparatorio
hacía las y los vecinos de ollas comunes de Viña del Mar enfocado en sus dichos respecto
financiamiento de ollas comunes y el Narcotráfico.

Paloma Ahumada, coordinadora territorial y socióloga de Olla Común; SAN JOAQUIN CABILDO, LO PRADO, LA FLORIDA y otras comunas incluida una olla común en Rapanui